HOME

Tu Casa Express ofrece una seguridad en tu vida adulta

"Lo que realmente me dio la vuelta fue la habilidad de entender cómo funciona todo sin ningún conocimiento previo."
Caterine
businessman

La mayoría de los jóvenes entre 25 y 35 años viven con una preocupación constante en su mente: ¿Qué voy a hacer cuando envejezca?

 Las últimas modificaciones legales en México han complicado el proceso de envejecimiento desde una perspectiva económica. Los adultos jóvenes no poseen los medios de ahorro que sus padres tenían; esto los pone en riesgo de terminar en situaciones poco favorables una vez que su vida laboral finalice.

Los jóvenes millennials valoran el lado experiencial sobre la ganancia económica, no miden el riesgo que conlleva el no poseer un patrimonio físico. Un bien inmueble ofrece una seguridad invaluable en el mundo actual y presenta una posibilidad de inversión a largo plazo.

Los fondos de autofinanciamiento son una opción invaluable para los jóvenes. Permiten que estos ahorren en cantidades pequeñas por largos periodos de tiempo sin estar obligados a invertir ese dinero de manera inmediata. Es decir que a lo largo de su vida laboral y entre todas sus experiencias pueden generar un fondo que permita la adquisición de un inmueble cuando y si deciden asentarse.

¿Cómo funciona el autofinanciamiento de Tu Casa Express?

La persona aporta una cantidad monetaria a un fideicomiso común administrado por un tercero; el monto acumulado por los miembros está destinado a la compra de bienes inmuebles que se otorgan a los integrantes del grupo por medio de una subasta, antigüedad, puntaje o liquidación.

El plan de pagos es pactado por la persona y no sufre de variaciones en la tasa de interés.

Los procesos de adjudicación en su mayoría están asegurados pero pueden ser establecidos durante la negociación para ser tan cortos o largos como la persona desee.

Las asesorías pueden realizarse de manera física en una sucursal, por vía telefónica o incluso a través de redes sociales a conveniencia del la persona.

El autofinanciamiento posee menos requerimientos que un crédito tradicional: Tener la mayoría de edad, un comprobante de domicilio no superior a 3 meses y una identificación oficial sea esta Credencial para votar, pasaporte, cédula profesional, cartilla militar o FM2.

El autofinanciamiento posee menos requerimientos que un crédito tradicional: Tener la mayoría de edad, un comprobante de domicilio no superior a 3 meses y una identificación oficial sea esta Credencial para votar, pasaporte, cédula profesional, cartilla militar o FM2.